Ventajas II

Cuando vas a comer afuera, no podés comer verdura cruda (por la  toxoplasmosis) entonces pedís sin culpa PAPAS FRITAS, como hoy.

¡Y MOUSE DE CHOCOLATE, total… si pediste papas fritas!

Una respuesta a Ventajas II

  1. Pat dice:

    Ya te dije, Jessi, aprovechá TODAS las ventajas de tu estado:
    Que te dejen pasar primero en la cola de cualquier cosa.
    Que te cedan el asiento.
    Comer sin culpas lo que se te de la gana (ojo, tampoco la pavada de que porque estás embarazada te ponés una tonelada encima, porque después no te va a pasar como a estas tipas famosas que con el personal trainer y un ejército de niñeras que le cuidan al baby se ponen en forma en 10 días).
    Pero más que nada y conociéndote como te conozco … DORMÍ!!!.
    Porque después … es otra historia.
    Darle de mamar cada 3 hs., despertar porque llora, despertar porque hizo un ruidito y ya pensás que le pasa algo, despertar simplemente para ir a ver qué tal está y así hasta el infinito.
    Quien no tiene hijos, tuvo sobrinos alguna vez (como yo) y vivió todas estas cosas que te digo. Desde un lugar diferente, claro, pero igual es una experiencia.
    Eso y escuchar los permanentes comentarios y quejas de la cansadísima madre.
    Así que reitero: DORMÍ TODO LO QUE PUEDAS!!!.
    Una pena que el sueño no sea acumulable y una pueda dosificarlo.
    Yo, insomne crónica, estaría felíz de acudir a una reservita de sueño para sentirme mejor cuando lo necesito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: