Sorpresas te da la vida

Mi madre tiene un caudal de 10 consejos, algunos de los cuales quería transmitirle a mi hija mujer, como “nunca tomes decisiones de noche ni indispuesta”, que es muy útil y me evitó de renunciar a trabajos, patear novios y revolear ceniceros. O “la cera  debilita los pelos”, que también es muy cierto. O “el amor desciende de la admiración”, que no se si es cierto o útil, pero es romántico, y mi premisa para escribir todas las historias de amor. Hay otros consejos que solo guardo para dialogar mis guiones, por divertidos y poco aplicables, “es preferible ser una menos y no una mas”. O “siempre conservá el misterio”,  que apuntan a lo mismo: “no fornicaras”.  Hay otros que ni ella pudo aplicar: “las amigas verdaderas son las de la infancia”, y quedó en deshuso cuando conoció, pasado los cuarenta, a su -hoy – inseparable amiga Marta .  Otros demasiado subjetivos: “el talle princesa estiliza” “el tiro corto no es para vos”. Otro mas que no sé en que categoría ponerlo: “en la vida no solo hay que ser bueno, sino parecerlo.” Y un último, sospechosamente interesado: “Ninguna amiga va a decirte la verdad como tu madre. “

 

Durante años, ese fue su repertorio de consejos, los ha repetido en incontables ocasiones, y los ha adoptado a las situaciones mas diversas . Es una habilidad, no se si de todas las madres, pero al menos de la mía.   

 

Pero ayer se desayunó con uno nuevo. Uno que no conocía. Que nunca había dicho. Que se reservó -evidentemente- para cuando su hija se convirtiera en mujer y esposa. Que por alguna razón, guardó celosamente.

 

Conversábamos por teléfono y yo me quejaba, por tercer día consecutivo, del dolor de cabeza, y de que en el embarazo no se pudiera tomar medicamentos.

 

-Estoy segura de que en unos años se va a comprobar que es falso que los medicamentos le hacen mal al bebe.

-¿Gustavo está ahí con vos?- quiso saber.

-Si, lavando los platos

Se sintió un silencio de horror.

-Ay, Jessica no te quejes tanto. Cuando estás con el, hace como que no te duele nada.

Otro silencio, esta vez el espanto era mío.  Y luego agregó:

 -¿Alguna vez me escuchaste a mi decir que me duele la cabeza?

-¿Y te dolía?

-¡Uf!

 

Pero esa no fue la única sorpresa del día.

 

Más tarde,  en la cama, le conté con Gustavo, con la intención de que nos riéramos juntos de las mujeres de otra épocas, y nos felicitáramos mutuamente por haber cambiado el modelo de familia de la que venimos. 

 

Pero lejos de reirse, y mucho mas lejos de coincidir conmigo,   dijo:

 

-Ojo, que esta vez, tu mamá no está tan errada!

 

 

7 respuestas a Sorpresas te da la vida

  1. Ah bueno! Se parece bastante a mi mamá!!!
    Será generacional o nosotras también seremos así? Ahora tengo esa duda…
    Besotes!

  2. AnA dice:

    uuuffff no estoy de acuerdo para nada ni con tu mamá ni con Gustavo!!
    ¿Por qué callarse si uno realmente se siente mal o con dolor de cabeza? no, no y no…. Jessi, te sugiero que si te sigue doliendo, no lo escondas, segui expresándolo con libertad. No entiendo realmente el sentido, de no decirlo….

  3. Claudio "DJ Pol Marley" Konopny dice:

    Cuanta verdad tienen los padres en muchas cosas, de chicos las escuchabamos creyendo que no sabian o no entendian nuestro mundo, pero evidentemente el mundo es uno solo y a medida que van pasando los años nos damos cuenta de eso, estoy seguro que cada uno de nosotros le repetira a nuestros hijos las mismas frases que tanto nos molestaban y que creiamos un lugar comun, frases del tipo “Esto no es un hotel, aca se come todos juntos” o ” Llevate un saquito”, “llevas Pañuelo” y esas cosas, por eso si llega el punto en que podemos entender eso, caso el de Jessi y Gustavo en que atraviezan una de las etapas mas lindas en la vida de cualquier ser humano, donde uno se llena de miedos y esperanzas, es bueno escuchar a los que ya pasaron por lo mismo y nos aconsejan con un amor increible como solo una madre o un padre pueden hacerlo, esta bien que los 3 (Jessi, Gustavo y Abel?) se van a recibir el mismo dia, ellos de padres y Abel? de hijo, y en ningun lado esta escrito y nadie te enseña a ser padre, se hace camino al andar decia Serrat, pero por eso digo, escuchar a nuestros padres es un buen consejo…… Besos!!!!!

  4. JAVIER dice:

    que bueno tener una madre que da consejo… la mía me los pide…

  5. jessivalls dice:

    S Intervalo: es generacional!!
    AnA: nadie esta de acuerdo…. Yo menos.
    Marley: Qué sorpresa leerte por aca, y que lindas y ciertas tus palabras!! Te mando un beso enorme,.
    Javier: jaja.

  6. silvana dice:

    Jess , exelente!!!!! fantastico

  7. Belén dice:

    Jessi: qué lindo lo que escribiste! Mi madre nunca me da consejos. Es de las “que no se meten”. Por eso, con tu permiso, voy a seguir algunos de los consejos de la tuya porque son geniales. Abel es nombre de bueno, si es quilombero te van a decir… ¡le tendrías que haber puesto Caín! Y te va a dar una bronca! besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: