Ventajas IV

Frente al espejo, cambiándome para salir

-¿Cómo estoy, mi amor?

– Re embarazada, cosis. Si hoy no te dan el asiento, te dan un sándwich de matambre. Pero desapercibida no pasas.

Y efectivamente, por primera vez, apenas subi al subte, una señora se levanto y me cedio el lugar.

3 respuestas a Ventajas IV

  1. carla valls dice:

    que bueno ! ya era hora que mi sobrino se hiciera notar e impusiera presencia…
    Ahora no vas a parar de escuchar, a cuanta vecina se te cruce del famoso y legendario mito…el de la panza redonda o en punta…
    En cualquier momento empiezan las pataditas, y eso si es divertido !!!
    Besos. la tia Carla

  2. Corin dice:

    ¡Ay, qué indignación, tuvo que ser otra mujer la que cediera el asiento! ¿Ya no quedan caballeros?

  3. Ally dice:

    Hola Jess! Y en la cola del super??? Yo con mi pierna quebrada lo primero que hice fue ir al super, buscarme un carrito eléctrico comprar un par de cosas que no necesitaba y avanzar hacia la cola de privelegiados: discapacitados y embarazadas!(salvando las enormísimas disferencias, claro está).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: