Mamá pata

Gustavo vino de trabajar y me encontró con cara de sufrimiento y manos en el vientre.

-¿Te sentís bien, Cosis?

-Creo que tengo contracciones.

Empalideció.

-Es normal, mi amor. No me duelen.

-Ah.

-Pero me dan impresión.

Entonces se agachó y le habló a la panza.

-Abel dejá de molestar a mamá que tiene que trabajar.

-No lo retes que no tiene la culpa. Es algo que hace el útero no él:  se contrae y se estira.

(Burlón) Ahhh… ¡Mirá que mamá pata,  cómo defiende a su hijo! ¡Ya lo empezaste a cubrir para ponerlo de tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: