Lo que ahora sé

diciembre 29, 2010

–  Que si un día  me olvido de tomar el ácido fólico mi bebé no va a nacer descerebrado.

–  Que no voy a perder mi embarazo por cargar unos kilitos de la verdulería  a casa.

–   Que por más que saque panza, me ponga las manos en la cintura o use remera corte princesa, nadie me va a dar el asiento antes de los 6 meses.

–  Que no todo lo malo que alguna vez escuché sobre otros alumbramientos, va a pasarme a mí.

–  Que la cesárea no duele casi nada y la recuperación es casi inmediata.

–  Que las batitas son re leeeendas pero no le sirven a los bebés.

–  Que no todos los kilos se bajan dando la teta

–  Que no se puede amamantar mientras hablás por teléfono, escribís un capítulo, o discutís con tu marido… Que todo eso se paga con el destete demasiado temprano y la consecuente culpa.

–  Que Laura Gutman no es una buena consejera para mí.

–  Que el “Duérmete niño” es inaplicable.

–  Que cuando mi suegra o mi madre me pregunten  si el bebé durmió, comió o pestaneó  no están controlando mi idoneidad como madre sino simplemente queriendo sacar un tema de conversación.

– Que  cuando alguien me diga que “mi leche no le alcanza” solamente tengo que ignorarlo.

–  Que no hay juguete, por mas Chicco o Gracco que sea, que le guste más que mi compañía.

–  Que si no es nena, voy a saber jugar como juegan los varones.

–  Que nada de lo que hagamos el primer año de vida va a generar hábitos.

–  Que los bebés no tienen rutina.

–  Que no soy una súper madre porque los primeros seis meses de alimentos sólidos, mi bebé coma asiduamente acelga o zapallito, que tarde o temprano va a delirar por  una cajita feliz. Y que la Coca es inevitable.

– Que un poco de tele cada tarde no lo va a convertir en un ente.

–  Que no hay buenos o malos padres. Hay buenos padres o padres vagos…Que uno logra lo que se propone si tiene paciencia y  perseverancia.  Y si no lo logra, será que no es tan importante.

–  Que si el peor riesgo es que salga caprichoso, no es un gran riesgo.

– Y lo más importante para no desesperar en el puerperio, sé que la vida no se te acaba con la maternidad,  que después de unos meses recuperás las horas de sueño, las ganas de tener sexo y tu serie favorita.  Y que lo que no recuperás,  tampoco te importa.


¿Nace una estrella?

diciembre 27, 2010

Tenia todo listo para ir temprano a hacerme los primeros análisis: 12 horas de ayuno, el trabajo del lunes adelantado, frasquito estéril comprado y puesto estratégicamente delante del espejo del baño para ser lo primero que  veía al levantarme, pero asi y todo,  me olvidé de recolectar el orín.  Cuando me di cuenta, volvi frusrada y refunfuñando a la cama

-Y eso que ahora tenés dos neuronas.

-Eh?

-Una mujer embarazada de otra mujer…

-Gustavo, ese chiste es horrible. No sirve ni para ponerlo en el blog.

-Ah, no, esta vez no me voy a esmerar en decir cosas geniales para que tengas material para escrbir. Buscate otra estrella.

-…

-…

-¿Abel? / ¡Abel!

Reímos por la coincidencia

-Qué bárbaro, Cosis, ya le estamos  poniendo exigencias de hermano mayor.

 


Todo vuelve a empezar

diciembre 25, 2010

Mientras festejábamos el segundo aniversario de casados…

-¿Cosis, este mes te indispusiste?

-No sé, ¿por?

-Porque hace mucho que no peleamos.

-A ver… Uia, sí. Tenés razón.  ¿Querés que nos hagamos un evatest?

-Mejor un baby cheak que la vez pasada nos trajo suerte…

UNAS HORAS DESPUES… Bajo la luz de las velas, no por románticos, sino porque hubo corte de luz, volvimos a palpitar de emoción con el segundo positivo de nuestras vidas!