Mamá feliz, bebé feliz…

En la osucuridad de nuestro lecho marital.

-Dale, Gus,  un ratito más.

-Te estoy rascando.

-Pero asi no… con mas ganas… Torcete… Sin las uñas, con las yemas de los dedos. Tiene que ser placentero.

-Tengo sueño, Cosis…

-Cuando era chica mi mamá me decía que  antes de casarme iba a tener que preguntarle al candidato si le gustaba rascar la espalda.

-Lo siento, vos primero te embarazaste, después te casaste y recién ahora me estas preguntando.

-…

-…

-Si no lo haces por mí hacelo por el bebito -me iluminé.

-Qué tiene que ver el bebito?

-Si yo me duermo feliz, el se duerme feliz…

-Extorsionadora.

 

Un rato después, me dormía, mientras mi marido me hacía cosquillita en la espalda. Hay placer más lindo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: