Licencia: pregunta a mis lectores

septiembre 12, 2008

Esto no tiene que ver con la maternidad, pero sí con la convivencia, que en mi caso vinieron cuasi juntas.

¿Esta mal que el hombre lave los platos?

¡Mi mamá me tortura con el tema!

Acabo de tener esta conversación:

***

-¿Gustavo?

-Lavando los platos.

-¡Ay por favor, decile a ese chico que yo no te eduqué así!

-Mami yo estoy trabajando y él estaba jugando con la computadora.

-Trabajá menos o organizate mejor los tiempos. ¡¡O dormí menos!!

-¿Sabés cuantas horas dormí ayer?

-¿Y él?

-Un poco mas. Ademas, vos siempre dijiste que trabaje, que sea independiente.

-Y que hagas las cosas de la casa. Dejale a él las tareas del hombre, cambiar las lamparitas, y vos hacé las de la casa.

-¿Mama, te estas escuchando?

-Sé lo que digo.

-Bueno, no te preocupes.

-Si me preocupo. Mucho me preocupo.

 

Y siguió… pero yo separé el teléfono de la oreja.

Corté y me angustié.

  

Anuncios

Sorpresas te da la vida

septiembre 5, 2008

Mi madre tiene un caudal de 10 consejos, algunos de los cuales quería transmitirle a mi hija mujer, como “nunca tomes decisiones de noche ni indispuesta”, que es muy útil y me evitó de renunciar a trabajos, patear novios y revolear ceniceros. O “la cera  debilita los pelos”, que también es muy cierto. O “el amor desciende de la admiración”, que no se si es cierto o útil, pero es romántico, y mi premisa para escribir todas las historias de amor. Hay otros consejos que solo guardo para dialogar mis guiones, por divertidos y poco aplicables, “es preferible ser una menos y no una mas”. O “siempre conservá el misterio”,  que apuntan a lo mismo: “no fornicaras”.  Hay otros que ni ella pudo aplicar: “las amigas verdaderas son las de la infancia”, y quedó en deshuso cuando conoció, pasado los cuarenta, a su -hoy – inseparable amiga Marta .  Otros demasiado subjetivos: “el talle princesa estiliza” “el tiro corto no es para vos”. Otro mas que no sé en que categoría ponerlo: “en la vida no solo hay que ser bueno, sino parecerlo.” Y un último, sospechosamente interesado: “Ninguna amiga va a decirte la verdad como tu madre. “

 

Durante años, ese fue su repertorio de consejos, los ha repetido en incontables ocasiones, y los ha adoptado a las situaciones mas diversas . Es una habilidad, no se si de todas las madres, pero al menos de la mía.   

 

Pero ayer se desayunó con uno nuevo. Uno que no conocía. Que nunca había dicho. Que se reservó -evidentemente- para cuando su hija se convirtiera en mujer y esposa. Que por alguna razón, guardó celosamente.

 

Conversábamos por teléfono y yo me quejaba, por tercer día consecutivo, del dolor de cabeza, y de que en el embarazo no se pudiera tomar medicamentos.

 

-Estoy segura de que en unos años se va a comprobar que es falso que los medicamentos le hacen mal al bebe.

-¿Gustavo está ahí con vos?- quiso saber.

-Si, lavando los platos

Se sintió un silencio de horror.

-Ay, Jessica no te quejes tanto. Cuando estás con el, hace como que no te duele nada.

Otro silencio, esta vez el espanto era mío.  Y luego agregó:

 -¿Alguna vez me escuchaste a mi decir que me duele la cabeza?

-¿Y te dolía?

-¡Uf!

 

Pero esa no fue la única sorpresa del día.

 

Más tarde,  en la cama, le conté con Gustavo, con la intención de que nos riéramos juntos de las mujeres de otra épocas, y nos felicitáramos mutuamente por haber cambiado el modelo de familia de la que venimos. 

 

Pero lejos de reirse, y mucho mas lejos de coincidir conmigo,   dijo:

 

-Ojo, que esta vez, tu mamá no está tan errada!

 

 


Nobleza Obliga

julio 3, 2008

Ayer, finalmente, vino mi madre a conocer mi nueva casa.

Creí que no lo haría;  que vendría con el tiempo justo, quince minutos antes de entrar a su trabajo. Creí que criticaría el desorden, que encontraría tierra en los zócalos.

No pasó nada de eso.

Cumplió con creces. Y sabiendo que aún no tengo gas, trajo un pollo y una tortilla para que a la noche comamos con Gustavo.

Espero que mi hijo/a no sea tan injusto como a veces lo soy yo con mi madre.


Reflexiones de futura madre

junio 30, 2008

“Mi mamá fue muy buena madre toda la infancia, y después se cansó. Yo voy a ser una madre mediocre todo el tiempo”

(Anoche, después de que NO me visitara el primer día en mi nueva casa)