Abel está distante…

junio 30, 2011

Abel está distante. De pasar a ser el nene más “mamero” del mundo, de tener que soportar comentarios del tipo “ese chico está demasiado pegado” “¿No te convendría empezar a hacer un corte para que no sufra cuando nazca el hermanto?” ( “No, claro, seguro es mejor que sufra por adelantado, y sin motivo sienta que su mamá prefiere estar menos con él”, dan ganas de responder)… Decía que de pasar a ser el centro de la vida de mi hijo,  pasé a ser casi ignorada por él.  Bueno, un poco exagero. Ignorada no, pero digamos que no soy su mejor plan. Como estoy enferma y no quiero tomar frío, desde el lunes que  lo empezó a llevar Lorgia al colegio. Lo preparé durante todo el domingo, creyendo que sería una dramón… (“Mamita está enferma, no puede llevarte al cole, vas a ir con Lorgia…”) Tanto lo preparé que  resultó ser  su mejor opción.  Podría jurar que hasta va más contento.  Pero eso es solo un dato más.  La prefiere a cualquier plan conmigo… Yo me quejaba de que no podía hacer nada si él estaba en casa, ahora la que no puede hacer nada es ella. Le propongo juegos, lecturas, tele, pero él todo quiere hacerlo con ella. Cuando despierta de la siesta, pide por “agia, agia, agia”  y no hay quien lo consuele si Lorgia ya terminó su horario de trabajo y se fue.  .Ayer, que yo estaba en cama, prefirió dormir la siesta solo en su cuna, que al lado de mamá, en la cama grande, con la tele de fondo!!!… Y de noche, le da lo mismo que lo duerma yo el padre…  antes no se dormía hasta que yo no pasara por su cuna y me quedaba un rato con él. Incluso hoy se despertó de madrugada y quiso pasar a nuestra cama… ¡¡¡del lado del papá!!!!    Sus besos, que antes me regalaba sin cuestionamientos, pasaron a ser un bien preciado, imposible de conseguir. Y podría seguir enumerando situaciones en las que sin la menor vergüenza,   me desprecia diciendo: “mamá no”. Espero que sea un berrinche o enojo pasajero por la inminente llegada del hermanito, pero sobre todo espero que sea pasajero porque se me está partiendo el corazón.

Anuncios

Padre orgulloso, marido egocéntrico

enero 10, 2009

Últimamente, Gustavo trabaja de noche. A veces lo espero despierto. A veces me despierto cuando llega. Anteanoche no. Al  mediodía siguiente, al levantarse me dijo:

-¿Cómo esta mi hijo, Cosis?

-Bien. Tranqui.

-No sabés el festín que se hizo anoche cuando llegué.

-¿Sí?

-Impresionante. Pegaba saltos dentro de tu panza.

-Sí, tuvo un día particularmente movedizo.

-No, no… No sabés… Nunca lo viste así. Yo le ponía la mano en la panza y me contestaba… Cada golpe me pegó.

-¿Tanto?

-Im-pre-sio-nan-te.

-Waw

-Para mi que expresa tu estado de ánimo… Vos estarías feliz porque llegué a casa y él lo expresa así.


Esperando al Mesías

enero 8, 2009

Tal vez fue la espera y el aburrimiento (hacía mas de una hora que estábamos en la antesala de consultorio  del cardiólogo) o el cansancio (había dormido unas pocas horas), pero hoy escuché una de las ocurrencias más desopilante de todo el embarazo.

.

Para variar imaginábamos en voz alta la vida con Cositito. No sé exactamente a que vino, pero en un momento de la conversación, Gustavo me tocó la panza disparó:

.

-¿Y si es el Mesías?

.

.

Cuando recuperé el habla, luego de las carcajadas, mías, de él mismo y del viejito que estaba sentado al lado nuestro,  le recriminé:

.

-¡Padres eran los de antes que solo les importaba que sean sanitos!



Ventajas IX

enero 6, 2009

Estábamos con Gustavo “estudiando” la factura de “Personal” , tratando de entender por qué yo gastaba de celular un 40% mas que él.

-Tenés llamadas de larga distancia Nacional.

-Pero fijate, no es mucho.

-No, pero todo suma.

-No voy a  dejar de llamar a mis amigas del interior.

-No, claro… Pero a lo mejor las podés llamar del fijo o de locutario, y ver qué  conviene. Y los mensajitos, Jessica, ¡Tenés 500 sms!  (NdR “Jessica, no Cosis”)

-¿Tantos?

-Mirá. Doscientos cincuenta tiene tu abono y vos gastas el doble.

-Uia… ¿Y a quien le mando tanto?

-Si no sabés vos.

-Tenemos que estudiar otro abono que incluya mas mensajitos.

-O controlarte.

-Pero el mes pasado me quise controlar y no resultó.

-Tenés que poner el contador a cero e ir calculando: 250 sms son 8 por día.

-¿Y yo mando mas?

-El doble.

-Mmm…

-Fijate, no lo digo yo. Lo dice Personal.

-Puede ser

-Es.

-Bueno, voy a controlarme

-Y vemos que pasa. Si te siguen haciendo falta, cambiamos de abono.

-Hecho.

-…

-… A ver… Así. Ya está, puse el contador a cero, desde hoy empiezo a controlarme

-¡Olvidate de todo, Cosis!

-¿Que pasa?

-Que cuando haya que pagar lo que gastes hoy, va a ser mitad de febrero

-¿Y?

-Que nace Cositito. ¡Ni nos va a importar  la factura del celular!